ENGLISH

Tirando del archivo mientras pongo en orden las fotos más recientes y de paso también mi propia cabeza. Estas fotos tienen ya más de cuatro años de antigüedad, y son de un sitio conocido como las Yungas de Mairana, situado a una tres horas de la ciudad de Santa Cruz, en el límite más oriental de sistema de Yungas bolivianos. Representa una selva extremadamente húmeda que ha conformado un bosque dominado por helechos y epifitas que es realmente mágico, ahí están las fotos para probarlo.

A la Yunga se llega desde el pueblo de Mairana y hay que subir unos treinta kilómetros. La yunga queda basicamente al otro lado de los cerros que rodean Mairana. Una de las cosas más impresionantes del paseo es el contraste de la humedad extrema de estos valles con el bosque seco de las laderas que dan al pueblo
El ambiente al fondo del bosque es simplemente increíble. Se han habilitado senderos y se puede contratar guías en el pueblo de Samaipata que también queda cerca. Al menos hace cuatro años, los servicios y facilidades estaban francamente bien
Al igual que en otros bosques nublados, llega muy poca luz desde afuera, y las nubes la filtran creando un ambiente que da mucho juego.
Una pocas horas en la Yunga de Mairana, no son por supuesto suficientes para hacernos una idea de lo valiosas que realmente son, en términos de biodiversidad, ni para compararlas con otras selvas nubladas que conozco mejor, como las del río Zongo. Sin embargo, su belleza es simplemente incomparable, y seguramente sea la selva más fotogénica que conozco.

Muchos saludos a tod@s, y ya saben que ahora pueden seguir el Blog desde facebook.